Metodologia Virgual Grid o de malla virtual

Tradicionalmente, el oxígeno de un espacio se mide utilizando uno o varios detectores de puntos, aunque en algunos casos también se emplean detectores descentralizados de aspiración de humos. Estos detectores se agrupan según un orden lógico, y en cada grupo el valor de grupo se calcula hallando la media de lo que mide cada uno de los detectores que lo forman. A partir de los valores de todos los grupos se obtiene otro valor medio que se calcula y se muestra.

El objetivo de ISOLCELL es ser lo más preciso posible en aras de alcanzar la perfección.
Por este motivo, ISOLCELL ha desarrollado la metodología Virtual Grid. Con la ayuda de un sistema de tuberías, se aspira el aire de varias alturas dentro de la zona protegida e incluso del núcleo del edificio. El aire aspirado se hace circular hasta una pareja de sensores de circonio que cumplen la directiva de maquinaria europea SIL EN 62061 / EN ISO 13849-1.

Este método garantiza que al aire de cada punto del análisis sea analizado por los mismos detectores y que el valor de oxígeno mostrado sea absolutamente preciso. Otra ventaja es la larga durabilidad de los sensores de circonio, a diferencia de los sensores electroquímicos que tienden a deteriorarse mucho más rápidamente.

El Método De Detección

Al contrario de lo que ocurre con los sistemas de control de oxígeno convencionales, en los que el contenido de O2 de una zona protegida solo se mide a distintas alturas a lo largo de los muros exteriores, el sistema ISOLCELL N2 ORS utiliza el método de paso variable y malla virtual.

Este método innovador proporciona las lecturas más precisas y fiables posibles, ya que el volumen protegido se divide en cubos virtuales y el oxígeno se analiza y controla en toda la zona a distintas alturas, longitudes y anchuras.

Para el análisis de las muestras de aire se utilizan dos de los sensores de circonio idénticos para asegurar que no haya abreviaciones de distintos sensores.
Con la ayuda de este método, incluso en espacios de gran amplitud, no hay punto con nivel inadecuado de oxígeno que pase sin detectar, de modo que el control del sistema pueda notificar al generador de N2 ORS para que suministre nitrógeno directo al punto detectado.

El Sistema De Distribución

En el pasado, independientemente de las dimensiones de la zona protegida, el nitrógeno necesario para producir la atmósfera de oxígeno reducido se solía liberar en uno o dos puntos individuales, con la intención de que el nitrógeno liberado se mezclase instantáneamente y de forma homogénea con la atmósfera de la zona objeto de protección.

No obstante, con este método no se tenía en cuenta el hecho de que el oxígeno es más pesado que el nitrógeno y que sin la ayuda de equipos que muevan el aire (como por ejemplo los ventiladores), las capas de los dos gases pueden acumularse y provocar distintos niveles de oxígeno dentro del mismo espacio a medida que va teniendo lugar la mezcla del nitrógeno con la atmósfera, un proceso que tarda un tiempo definido pero no despreciable y durante el cual cabe la posibilidad de que se formen burbujas de oxígeno residual.

A excepción de las burbujas de oxígeno mencionadas, las filtraciones naturales y “estructurales” de edificios y otros espacios pueden requerir que se libere nitrógeno de forma localizada para que la distribución sea homogénea y alcanzar así un nivel de protección lo suficientemente fiable y eficaz en toda la zona protegida de arriba abajo y de un lado a otro.

En ISOLCELL entendemos estos desafíos esenciales como parte de nuestra amplia experiencia acumulada a lo largo de los más de 58 años de fabricación e instalación de miles de sistemas de atmósfera controlada en todo el mundo. Nuestro sistema patentado de distribución de nitrógeno N2 ORS no solo reduce el consumo de potencia, sino que además neutraliza con eficacia todos los factores anteriormente citados.